revista de arte y literatura

Editorial / @nancybriti*


Equipo Editorial de Periplos
@adncabrera, Coordinadora
@josemalavem, @alidamaria, @nancybriti, @oacevedo
Diseño de logotipo: @octocel

Separador periplos 4.png

Para iniciar esta editorial, me gustaría traer a colación un hecho familiar que me parece idóneo en este momento. Tengo un primo lejano, lejano por consanguineidad y no por distancia, que se caracterizaba porque nunca había reído. Nadie lo había visto reír. De hecho, se tejieron alrededor de su imposibilidad muchas teorías. No faltó quien dijese que nadie le había enseñado cómo hacerlo, así como se enseña a leer o a bailar; o que le faltaba un diente (hombre para vanidoso que no reía por esa falta); hasta se dijo que un trauma infantil le había causado mucha tristeza y desde ese momento había perdido la sonrisa. El detalle es que una vez vino un hombre de otras tierras e hizo reír a nuestro primo. Y ante la exclamación de todos ante la sonrisa franca en su rostro, él solo supo decir: “¡Claro que sé reír, lo que pasa es que ustedes no tienen gracia para nada!” Por lo visto, hacer reír puede ser difícil.

Estar de buen humor en Venezuela, en estos días, puede resultar complicado, aunque considerando que somos dicharacheros y humorísticos por naturaleza, mejor no hacemos tal afirmación de manera tan tajante. También conseguir buen humor en las artes actualmente en nuestro país puede resultar un trabajo arduo; pero si logramos hallarlo, seguramente estaremos en presencia de una joya de incalculable valor.

Tal vez el humor no ha sido considerado por muchos eruditos como un género serio y digno de atención; hasta se ha hablado de los que lo practican como escritores “menores”; pero, si hay algo serio y que requiere destreza, es sacarles carcajadas a los lectores, o al menos hacerles sonreír.

No solo cultivaron este estilo Aristófanes y Homero, también lo hicieron Rabelais, Cervantes, Molière, Voltaire, García Márquez, Bryce Echenique; hasta Cortázar osó escribir en este tono. Es decir, no tan menor es.

Revista Periplos

En este N° 4 de Periplos hemos querido vincular el humor con las artes. No solo escribir sobre el humor, sino también asumir con una actitud humorística algunos de los posts especialmente creados para este número. Recuerden que el humor sirve para hacer menos tenso un momento, para socializar, para sanar, incluso como arma para criticar el poder, los gobiernos, e incluso nuestras conductas y nuestros prejuicios. Escribir sobre el humor y con humor demanda no solo destreza, también requiere tener unos interlocutores prestos al juego del ingenio y de la ingeniosidad.

Como los tenemos acostumbrados, en este número apreciarán trabajos heterogéneos que giran en torno a nuestro tema central.

En poesía, hallaremos dos textos:

El del escritor cumanés @oacevedo, con su poema humorístico “Mimona Risa”, en el que nos relata su paseo por el Museo del Louvre y hace una parodia o juego no solo con las obras de arte, sino también con la poesía rimada.

También con un paseo se nos presenta el escritor @acostacazorla, experto en décimas, pero este paseo es menos cultural y más etílico, en donde, con sus “Décimas sedientas”, acude a varios amigos para que le ayuden a solventar la deshidratación que posee.

En narrativa traemos tres relatos:

@cantantecumanes nos presenta su relato “El mostrador de la areperas que se bifurcan o Tlon Uqcbar Mecqhatus Regina Pepeatus, Orbis Tertius de Polaris”, una parodia de “El otro”, cuento de Jorge Luis Borges.

También tenemos el placer de contar con la colaboración de @salvao, quien aporta un relato, “¡Aquí nadie se ríe!”, que nos recuerda la importancia de la risa en la vida.

Otra colaboración la hace @amaponian, quien con su estilo particular y único, nos relata una historia familiar, “Catalinas en la oscuridad”, en la que nos recuerda que el humor está hasta en las pequeños acontecimientos diarios.

En ensayo tenemos dos interesantes trabajos:

El del escritor @rjguerra, Jonathan Switft y la risa, que nos muestra el olvidado acento humorístico de este escritor irlandés, específicamente en Los viajes de Gulliver, y nos recuerda que el humor negro y la sátira son recursos que sirven para entretener, pero también para denunciar.

Así mismo el de @marlyncabrera, quien examina la presencia del humor en Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll, con su texto Surcando la tarde dorada, concretamente en el poema homónimo, a través de recursos como la ironía, la intertextualidad y el juego de palabras.

Otro de nuestros invitados para este número es la siempre creativa @marpa, quien hace de su cuento-video, Cosiendo rayitos de sol, un buen momento para reír y reflexionar.

Pintura

En pintura, nuestra talentosa @antolinamartell, con Zoología fantástica, nos trae tres dibujos con sus respectivas historias, demostrándonos que el humor es lúdico, creativo y, muy especialmente, es una forma de mirar la vida.

Admiramos a las personas con sentido del humor y apreciamos aquel que nos hace reír. El humor es un ingrediente que le da mucho sabor al día a día. Así que desde @EquipoCardumen, y muy especialmente desde Periplos, esperamos que la lectura de algunos de estos posts los hagan reír, o por lo menos, los hagan pasar un buen rato.

Agradecidos de antemano por su lectura y comentarios.

Separador periplos 4.png

@nancybriti (Nancy Brito D.)* Licenciada en Educación, Mención Castellano y Literatura (UDO). Magíster en Literatura Latinoamericana (UPEL). Es profesora de la Universidad de Oriente (Venezuela). Su labor docente se ha movido entre asignaturas que abordan la comunicación y el lenguaje, la teoría y la interpretación poética y la literatura venezolana contemporánea. En este último campo ha desarrollado su investigación literaria. Es coautora del libro Aroma de café y sus textos han sido publicados en revistas o presentados en diferentes eventos.

Separador periplos 4.png

@talentclub / @helpie / @reveur@bebeth

Visita nuestro Discord aquí

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *