George Steiner / @josemalavem *

Fragment of a mural replica of Picasso’s “Guernica Fuente

Amigos lectores, a través de Citario de @equipocardumen, traigo a su consideración una cita que volvió a platearme un tema de permanente vigencia, en mi opinión. Ha estado presente desde tiempos muy lejanos y en el nuestro conserva igual, o más, pertinencia: la relación entre creación y rebeldía.

La frase que cito la había subrayado en un libro de un autor muy apreciado, a quien he seguido en gran parte de su producción intelectual: George Steiner. Colocaré la cita de su frase y les hablaré un poco de del autor, como es necesario, para comentar la cita y seguir reflexionando sobre el tema.

Y en alguna parte, un cantante rebelde o un filósofo embriagado de soledad dirá “no”. Una sílaba que contiene la promesa de la creación”.

George Steiner. La poesía del pensamiento

George Steiner (2013) Source

George Steiner (París, 1929) es un autor de gran relevancia en el pensamiento contemporáneo. Su prolífica obra aborda asuntos fundamentales de la filosofía, el arte, la literatura, la historia, entre otros aspectos. Entre sus libros puedo citar (con año de edición original, aunque, en mi caso, los leí en ediciones posteriores en español): La muerte de la tragedia (1961), Lenguaje y silencio (1967), Extraterritoriales (1972), Nostalgia del Absoluto (1974), Después Babel (1975), Heidegger (1978), Antígonas (1984), Presencias reales: ¿Hay algo en lo que decimos? (1989), Gramática de la creación (2001), La poesía del pensamiento. Del Helenismo a Celan. (2011).

Estoy éticamente obligado a decir que Steiner ha sido, ya en mi adultez, uno de mis padres intelectuales, pero, más allá de mi relación personal con su obra, esta, como se reconoce públicamente, “ha ejercido una importante influencia en el discurso intelectual de los últimos cincuenta años”.

La expresión citada de Steiner, que cierra su libro La poesía del pensamiento, condensa sabiamente la cuestión que quiero proponer o introducir brevemente en este post, a conciencia de que es un asunto de extenso tratamiento por su complejidad.

Steiner sintetiza el sentido central que el artista asumiría como rebeldía con el uso del NO, y este gesto sería el augurio (“promesa”) de la generación de una obra creativa. La negación ha sido entendida en varias visiones filosóficas como un modo de ejercer la actitud contraria a algo, y, en esa medida, en algunos casos, la propuesta de algo diferente.

Parte Steiner de la consideración de que en los tiempos contemporáneos se ha producido un acomodamiento o indolencia frente a la realidad que ha ido dominando la vida en sus diferentes dimensiones, y el arte, en muchos casos, se ha plegado a ello. Reclama la actualización de ese sentido rebelde del pensamiento, del arte y la literatura. “NO” es ese sentido.

Albert Camus Source

Reencontrarme con este planteamiento de Steiner me ha llevado a Albert Camus, otro de los principales pensadores del s. XX, del que, lamentablemente, poco conocemos o ha sido reducido al olvido.

Albert Camus en El hombre rebelde, publicado en 1951, había dicho: “En el arte, la rebelión termina y se perpetúa en la verdadera creación”. En esto Camus se anticipa a Steiner, lo que no es difícil que ocurra en el pensamiento. No es nada insignificante esta frase. La manifestación para ser artísticamente rebelde tendría que ser creativa, esto es, no repetitiva, transgresora, generadora de nuevas o críticas interpretaciones o relaciones, propositiva, auténtica.

Afirmaba también: “Toda creación niega, en sí misma, el mundo del amo y el esclavo”. No se trataría solo de la oposición a determinadas situaciones y actitudes oprobiosas, sean gobiernos o sociedades despóticas. Es más profunda su propuesta: Tanto la conciencia o cultura de amo como la de esclavo, que se producen y refuerzan mutuamente, para Camus solo pueden morir y transfigurarse, como él anota, al nivel de la creación. Y para ello se apoya en una idea expresada por Nietzsche: “En vez del juez y del opresor, el creador”. La creación artística, por ser expresión de libertad y de liberación, negaría toda actitud y conciencia de envilecimiento como victimario o víctima.

Fragment of a mural replica of Picasso’s “Guernica Source

Quizás la idea anterior lo lleva a formular: “Hoy día crear es crear peligrosamente”. Piensa el novelista y filósofo, que asumir la creación en tiempos contemporáneos implica riesgos. Si bien lo decía en unos años muy difíciles (la salida del horror nazi, las amenazas del stalinismo y del maccarthismo, etc.), su reflexión sobrepasa esa realidad histórica específica, y nos implica hoy. Podría entenderse como los riesgos propios de la creación artística en cuanto a sus exigencias, pero también como la peligrosidad que la amenazaría frente al poder estatal o de otro tipo (casos históricos del pasado los hay muchos, por ejemplo los procesos judiciales a Flaubert, Baudelaire o Wilde en el s. XIX, o la persecución, encarcelamiento o condena a Ósip Mandelstam, Salman Rushdie o Reinaldo Arenas en el siglo XX).

Una última cita de Camus en el libro mencionado:

Ernest Dwinger en su Diario de Siberia, habla de ese teniente alemán que, prisionero desde hacía años en un campo de concentración en el que reinaban el frío y el hambre, se había construido con teclas de madera un piano silencioso. Allí, en el amontonamiento de la miseria, en medio de una multitud de harapientos, componía una extraña música que solo él oía. Así, arrojados en el infierno, misteriosas melodías y las imágenes crueles de la belleza huida nos traerían siempre, en medio del crimen y la locura, el eco de esa insurrección armoniosa que atestigua a lo largo de los siglos la grandeza humana.

Aprecio en esta anécdota referida por Camus y en su comentario la condensación de esa rebelión (insurrección, en la traducción que poseo) del arte, que tocado por una “humildad terrible”, es capaz de acompañar la soledad frente al poder, resistir el mayor oprobio y superarlo en la dimensión espiritual y moral del hombre.

Agradecido por su lectura y atención.
@josemalavem (José Malavé Méndez)*. Nacido en Cumaná (Venezuela). Licenciado en Educación mención Castellano y Literatura de la Universidad de Oriente (Venezuela). Magíster en Literatura Venezolana. Profesor adscrito al Departamento de Filosofía y Letras de la Escuela de Humanidades y Educación de la Universidad de Oriente. Coordinador de la Casa Ramos Sucre (1983-1993). Autor de los libros de poemas Breviario de sombras y Oculta y próxima.

Puedes visitarnos en @equipocardumen y en Discord

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *